miércoles, 12 de mayo de 2010

RESEÑA - Los juegos del hambre


Todo el mundo habla maravillas de este libro, todo el mundo lo recomienda encarecidamente, todo el mundo dice lo genial, cruel e increíble que es... ¿Un consejo? Haced caso.

Llevaba meses aplazando su lectura, porque cuando todos hablan tan bien de algo, inevitablemente, tú te terminas decepcionando. Es malo eso de leer con expectativas... Y, además, ni la portada ni la sinopsis me llamaba especialmente la atención. No creía que fuese "de mi estilo". ¡Qué equivocada estaba!
El libro es genial, increíble. No hay otra forma de definirlo.

Intentaré hacer una entrada sin muchos spoilers, a ver si consigo no meter ninguno, porque las sorpresas son el punto fuerte de la trama (más sorpresas en el segundo libro, pero ese es otro tema y me centraré nada más en el primero).
Estamos ante un futuro en el que la sociedad de Panem (País situado donde ahora tenemos Norteamérica, que se divide a su vez en 12 distritos) se encuentra bajo la tiranía de el Capitolio.
Cada año, el Capitolio organiza un espectáculo con el que pretender recordar y castigar a los distritos por una rebelión que tuvo lugar en el pasado, en donde los 12 distritos existentes fueron derrotados y un decimotercero fue destruido.
¿En qué consiste este espectáculo? Pues es una especie de Gran Hermano salvaje.

En "Los juegos del hambre", nombre que tiene el concurso, se eligen dos tributos por distrito (dos concursantes, chico y chica). Son elegidos al azar entre todos los jóvenes de entre 12 y 18 años de cada distrito. La participación en el sorteo es obligatoria y no presentarse supone la muerte.
Los 24 concursantes totales son soltados en La Arena, que varía cada año. Bien puede ser una selva, un bosque salvaje, un desierto, el hielo... y lo que deben de hacer es sobrevivir, ni más ni menos. Se deben matar entre sí y escapar de las trampas que el capitolio les ponga, y buscarse medios con los que alimentarse, porque el juego solo terminará cuando únicamente quede un tributo con vida. Y todo esto es televisado, por si no lo había dicho.

En fin, que como podéis adivinar la tensión y la emoción están aseguradas. Es un libro adictivo: una vez que empiezas, no puedes dejarlo. Yo me llegué a quedar hasta las 5 de la mañana leyendo. Acababa un capítulo y decía "venga, otro más y me duermo", y así uno, y otro, y otro, y otro...

La historia lo tiene todo: hay momentos en los que me tuve que tragar las lágrimas, hay escenas que me arrancaron sonrisas, hay partes en las que dan ganas de gritar de frustración... Vives lo que viven los personajes.
Además es muy dinámico. Esta escrito en primera persona y en presente, y a mí esta técnica me suele enganchar más. Me da la sensación de estar más en la piel del protagonista... no siempre, depende del libro y del autor, claro, y al principio siempre me tengo que hacer a leer de esta forma. Pero en este libro me pega. Me gusta el resultado. Le da dinamismo.

Los personajes, que ya es hora que os hable un poco de ellos, por lo general se hacen querer.
Katniss es nuestra protagonista. Me gusta su forma de ver las cosas. Me gusta su confianza, que a veces se convierte en inseguridad. Me gustan sus actos impulsivos, que hacen que, la mayoría de las veces, se arrepiente de sus acciones nada más llevarlas a cabo. Me gusta la forma que tiene de analizar las situaciones, como consigue, muchas veces, dejar de lado los sentimientos y ver las cosas desde una perspectiva más fría. Me gusta como lucha por lo que cree que es correcto. Me gusta su valentía y su fuerza. Y me gusta que sabe darse cuenta de sus errores y de sus meteduras de pata, y que sabe pedir perdón si hace falta decirlo.
Lo que menos me gusta de ella es lo cerrada que es para verse a sí misma y para ver la imagen que los demás tienen de ella. Es muuuuy lenta y tarda mucho en darse cuenta de estos detalles. Pero esto le da cierto encanto también... por lo que también me gusta :P

Los demás personajes son bastante aceptables. Mucho. Se les quiere.
Me encanta Cinna, en serio. Su trabajo como diseñador es simplemente genial y como persona es un auténtico encanto. Y lo mismo podría decirse de su equipo... son más "locos" y más "escandalosos", pero forman un grupo de primera, con muy buenos sentimientos todos. Pero Cinna se lleva la palma. Es esa clase de personas que te da confianza aunque las acabes de conocer.
De Peeta no hablo, porque me muero de amor con él. ¿Cómo alguien puede ser taaaan adorable???? Me encanta, me encanta, me encanta.
Gale es muy majete también, aunque no nos dejan conocerle mucho en este primer libro.
Hasta Haymitch es muy abrazable. A su modo... pero es esa clase de personajes que los quieres sí o sí. Desastrosos con un corazón enorme, aunque este a veces parezca más duro que una piedra, y aunque en muchas de sus apariciones esté más borracho que una cuba.
Rue... otra que tal. A Rue la quieres nada más aparecer, aunque es tan lista que a veces no sabrás qué pensar. Pero la quieres, porque a Rue hay que quererla.

Luego, claro, tenemos a "los enemigos". Aparte de la gente del Capitolio (gente importante, con poder, como el presidente y eso) están los otros tributos. Los tributos profesionales, esos que van a la Arena a matar sin importarles nada... a esos no los puedes querer, por supuesto. Pero claro, en este libro, en el que la trama gira en torno a unos juegos en los que deben matarse los unos a los otros, ¿os esperabais otra cosa? Tiene que haber este tipo de personajes sanguinarios, burros y mortíferos.


Y me despido ya, que tampoco es bueno hablar demasiado del libro. Tenéis que leerlo, y creo que no me equivoco si digo que cuanto menos sepáis de él, mucho mejor. Hay que dejar que lo descubráis solos ;)
Aunque he conseguido que me quede una reseña medianamente decente sin meter spoilers... que no sabéis lo difícil que me ha resultado, xD

1 comentario:

  1. Este libro es una maravilla, y Peeta es maravilloso, jajajaja.

    ¡Saludos!

    Lana

    ResponderEliminar